Robots en la Estación Espacial Internacional (ISS)

domingo, 17 de enero de 2010

El 20 de Noviembre de 1998, la humanidad, esta vez unida, comenzaba uno de los viajes más apasionantes de la segunda mitad del s.XX. No solo por lo que representan los primeros pasos juntos hacia el universo y su futura conquista, también por el impresionante esfuerzo tecnológico que los 16 países que participan en el proyecto estaban dispuestos a realizar.

De la casi infinita cantidad de proyectos que forman parte de la aun no terminada EEI, en esta entrada le echaremos un vistazo a los robots que forman o formarán parte de la vida diaria de la base espacial.

Y Robots, lo que se dice robots en mayúsculas, en la estación espacial tenemos tres magníficos ejemplos:

- El Brazo Robótico Articulado, fabricado íntegramente en Canadá, y que gracias a su origen recibe el sobrenombre de "Canadarm2" o en español, "Canabrazo2".


Este brazo robótico fue instalado en 2001 y resulta imprescindible para la propia construcción de ISS, pues es el encargado de ayudar a ensamblar los nuevos módulos. También es usado para su posterior mantenimiento, para realizar funciones de logística y para mantener sujetos a los cosmonautas durante las tareas de reparación en el exterior.

El Canadarm asistiendo a un astronauta durante su paseo

Con un peso de 1640 kilos y una longitud de 17.6 metros, su principal cualidad es la de que este brazo no esta anclado a la estación, sino que a cada uno de los dos extremos del brazo nos encontramos dos manos robóticas que el canabrazo usa para "caminar" por el exterior de la nave y sujetarse a la misma.



- El Robonauta (robonaut) es otro ambicioso proyecto que merece la pena ser contemplado. En el supuesto de que algo dañara el exterior de la nave, y ésta necesitara una reparación de urgencia, actualmente la única manera de realizar esa reparación es mediante el siempre peligroso paseo espacial de uno de los tripulantes de la estación. Y aunque los trajes espaciales han mejorado mucho con el tiempo y se han simplificado, desde que se toma la decisión de salir al espacio, hasta que uno de los astronautas se haya perfectamente equipado para atravesar la escotilla, en el mejor de los casos transcurren unas cuantas horas, lo cual puede resultar fatal. Es por tanto una necesidad, buscar la manera de realizar cualquier tipo de reparación o trabajo en el exterior de la forma más rápida posible, y si pudiera ser, desde la seguridad del interior de la estación.

Nace así, el Robonauta, un androide humanoide controlado por telepresencia por uno de los tripulantes de la estación, o incluso por un operador de la NASA desde la Tierra, ataviado con unos guantes con sensores y unas gafas como único equipo necesario.

Operador controlando un prototipo de Robonauta mediante telepresencia


Este robot es capaz de, al igual que el Canadarm, desplazarse por el exterior de la nave de manera inalámbrica y realizar cualquier tipo de trabajo o reparación por minucioso que sea.
La existencia de este robot, que ya ha retrasado su aparición varias veces y cuya próxima fecha de entrada en funcionamiento le sitúa en 2014, es algo que a los astronautas les produce sentimientos encontrados. Por un lado, su aparición aportará un indiscutible plus de seguridad a la nave y por otro lado, la aparición de este nuevo componente de la tripulación de la ISS, hará que los increíbles paseos espaciales de los astronautas de carne y hueso queden casi relegados al olvido.
Actualización: Robonaut2, el nuevo Robonauta (10-02-10)


Prototipo de Robonauta trabajando

- El Asistente Personal Satelital (Personal Satellite Assistant o PSA)  es eso que todos querríamos tener en casa. Este prototipo de robot, que también ha visto retrasada su puesta de largo en varias ocasiones, promete revolucionar y simplificar la forma de trabajo de los astronautas y sobre todo, hacerles la vida más cómoda.

Este prototipo con forma de pelota esta diseñado para aprovecharse de la ingravided de la nave y mediante ocho ventiladores, ser capaz de flotar y desplazarse de manera autónoma por todo el habitáculo y realizar multitud de funciones básicas guiado únicamente por la voz de los astronautas.

 Un científico de la NASA jugando con un enorme prototipo del PSA

Equipado con reconocimiento facial y de voz, es capaz de distinguir a su "amo", seguirle a todas partes y obedecerle como si de un leal perrito se tratara. El PSA estará conectado de manera inalámbrica a la nave y será capaz de mostrarle en cualquier momento al astronauta cualquier dato que precise sobre los proyectos científicos que en la estación espacial se desarrollan. Y si la nave no dispone de la información, entonces el PSA será capaz de desplazarse por la nave y obtenerla visualmente leyendo los indicadores, al igual que lo haría el propio astronauta. Además, se encargará de filmar y registrar todo cuanto se haga en la nave y almacenarlo para su posterior estudio.

Actualmente, el PSA ya se encuentra diseñado y los prototipos construidos, aunque sencillos, parecen ser perfectamente útiles pero demasiado grandes, quedando por delante el reto de la miniaturización. Los prototipos actuales presentan un diámetro de unos 30 cm y pretenden reducirles a la mitad.

Según los propios diseñadores reconocen, el PSA tiene su inspiración en la ciencia ficción, su diseño esta basado, por no decir copiado, de la esfera flotante que Luke Skywalker usaba para entrenar con su sable de luz en Star Wars, y sus utilidades pretenden ser las del mítico tricordio usado en la famosa serie Star Trek


Spock y su Tricordio

Entrenamiento Jedi usando las "pelotas flotantes"


Y como estas cosas se ven y se aprecian mejor en vídeo, aquí os dejo uno que he realizado a partir de imágenes de un documental que he encontrado (Dentro de la estación espacial) un poco desfasado pero muy recomendable.

Espero que os guste:



Fuentes: 1 2 3

1 comment

Anónimo dijo...

que esta chido nuestro universo eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeh

24 de junio de 2010, 20:15

Publicar un comentario en la entrada