El lago invisible Vostok. El mundo perdido.

lunes, 4 de enero de 2010

Pocos podrían imaginar que bajo la gruesa capa de hielo que cubre la superficie del lugar más frío del planeta hubiese algo que no estuviese congelado, sin embargo para sorpresa de los rusos que administran la Base antártica Vostok, bajo sus pies se encontraba una autentica joya preservada por la naturaleza. Un inmenso lago de agua dulce que se mantiene sellado y en estado líquido, a temperaturas bajo cero, desde hace 500.000 a 1 millón de años.


Base Vostok; estación de investigación rusa en la Antártida

La base Vostok (Oriente, en ruso), establecida el 16 de Diciembre de 1957 en la Antartida ha sido desde el principio una fuente de sorpresas. Erigida con fines científicos y propagandísticos, como tantas otras, esta destaco en seguida por ser una de las bases donde las condiciones de vida se tornaban más difíciles. Es según los registros, el lugar más frío del planeta con una temperatura media de -61 ºC y con un récord absoluto de -91ºC

A esto, debe sumarse la altitud, pues se encuentra situada a 3488 m sobre el nivel del mar, la falta de oxígeno, la virtual ausencia de humedad, la falta de dióxido de carbono que trastorna la respiración, los fuertes vientos, las interminables nevadas, las densas nieblas, la creciente radiación ultravioleta debida al agujero en la capa de ozono y reflejada por los hielos, el aislamiento dada su ubicación extremadamente lejos del mar, y en invierno, la larga y dura noche polar. Una verdadera prueba de resistencia para sus 15 a 25 ocupantes.



Miembros del equipo Vostok con la base al fondo.


Debieron pasar cerca de cuarenta años (1996) antes de que los habitantes de la base Vostok se diesen cuenta de que los cimientos del edificio que les albergaba estaban situados sobre una de las grandes sorpresas de la Antartida. Las mejoras en técnicas de topografía y los satélites con radares de altimetría permitieron ver bastante más allá de la superficie congelada y les mostraron lo que bautizarían como Lago Vostok.


Bajo sus pies, a 4.000 m bajo la superficie de la placa de hielo antártica central, totalmente aislado del exterior y protegido de la atmósfera, había un inmenso lago de agua dulce de 250 km de largo por 50 km de ancho cubriendo un área de 15.690 km² (aproximadamente como Cantabria y Asturias juntas), dividido en dos profundas fosas por una cordillera, llegándose a encontrar incluso una isla en el centro del lago. La altura del agua del lago oscila entre los 200 m sobre la cordillera hasta los 800 m en su parte más profunda.



Localización del lago Vostok

La temperatura del agua ronda los - 3 ºC, es decir, por debajo de la temperatura de congelación.
En cuanto al porqué permanece líquida en el lugar más frío del planeta, se han sugerido diversas hipótesis, como por ejemplo, que el calor interior de la tierra calienta las rocas bajo el lago, o que la capa de hielo, que es un mal conductor de calor, pueda estar actuando como una manta aislante protegiéndolo de las frías temperaturas de la superficie. Otra posibilidad es que el lago no haya tenido tiempo de congelarse tras un periodo templado que finalizó hace alrededor de 5.000 años. Una cuarta hipótesis, quizás la más valida, es que permanezca líquida debido a la presión de la masa de hielo que la cubre, pues el hielo se funde con la presión.

Y precisamente una de las características reseñables del lago son las colosales presiones a las que se encuentra sometido. No solo por el peso de los 4 kilómetros de hielo que hay sobre el, sino por las asombrosas concentraciones de gases que hay disueltas en sus aguas. Se calcula que el lago Vostok está supersaturado de oxígeno con unos niveles 50 veces mayores a los encontrados en los lagos de agua dulce normales de la superficie de la Tierra, pudiendo llegar a contener disueltos en cada litro de agua, 2,5 litros de gases.


El lago Vostok visto desde el espacio.

Esas presiones y esas acumulaciones de gases complican las tareas de los científicos que tratan de llegar al lago desde el momento de su hallazgo. Las altas presiones del lago harían que este se volviera inestable si fuese expuesto de repente a las presiones normales de la superficie. Si el agua saliera del lago Vostok durante las perforaciones podría expandirse de forma explosiva, como el agua carbonatada de un refresco con gas, convirtiéndose en un riesgo para los científicos, además de exponer el lago a una posible contaminación, algo que se trata de evitar a toda costa.

Una de las esperanzas de los científicos, es que el lago Vostok se haya convertido con el transcurso de miles de años, en un ecosistema con organismos adaptados a las condiciones especificas del lago, unas condiciones tan especiales como las que quizás se den en Europa, la luna congelada de Júpiter; el confirmar que la vida puede sobrevivir en el lago Vostok supondría reforzar los argumentos a favor de la presencia de vida en entornos parecidos fuera de la Tierra, proporcionando en cualquier caso un entorno útil para probar y desarrollar la tecnología necesaria para realizar este tipo de exploraciones planetarias.


Prototipo de la sonda Cryobot

Preservar el posible ecosistema es la principal razón de que no se pueda acceder a las profundidades del lago a la ligera. Para acceder al lago, la comunidad científica, con la NASA a la cabeza planea utilizar una sonda llamada cryobot, que lentamente iría derritiendo el hielo a su paso, y favoreciendo la congelación del agua una vez la sonda vaya avanzando, de esta manera, no se rompería el sello al que el lago se encuentra sometido. Una vez llagada la sonda al lago, se abriría y dejaría paso a un pequeño robot submarino. Hasta ahora, la perforación se ha ido posponiendo a fin de encontrar la mejor manera de acceder y poder adaptar la cápsula y el submarino a las presiones que se van a encontrar.



Representación de un cryobot desplegando un mini-submarino (hydrobot)





Fuentes: 1 2 3 4
Noticias y referencias: 1 2 3

3 comentarios

Anónimo dijo...

Tengo una duda, ¿la sonda no se contaminará al contacto con el hielo? por mucho que permita que se congele de nuevo, ¿al llegar al lago no lo hará contaminada por el hielo que va derritiendo?.
Un saludo

4 de enero de 2010, 18:30
Antonio dijo...

Hola, siento no haber podido contestar antes, estos días ando muy liado ;)

Cuando estuve indagando acerca del funcionamiento de la sonda me surgió la misma duda que a ti, y siento decirte que no encontré información al respecto. Del Cryobot se sabe muy poco...

Sin embargo, si yo tuviese algo que ver con el diseño de la sonda aprovecharía el calor que emite para derretir el hielo para solucionar ese aspecto.

Las altas temperaturas combinadas con un grado alto de humedad es una de las maneras más efectivas de combatir los microorganismos.
El calor húmedo húmedo mata los microorganismos porque coagula sus proteínas siendo rápido y efectivo. Si conseguimos que la sonda alcance una temperatura suficiente habremos conseguido que avance por el hielo y al mismo tiempo que al pasar vaya esterilizando el agua que derrite.

Yo apostaría a que los tiros van en ese sentido.

Un saludo y gracias por tu comentario

6 de enero de 2010, 0:01
jr dijo...

el problema que veo yo, es que si entran al espacio interior lo van a contaminar. de hecho las naves que van al exterior van esterilizadas para garantizar que no se contamina el medio a explorar.

9 de enero de 2010, 11:30

Publicar un comentario en la entrada