Taxi! A la batalla del Marne por favor. La primera operación de infantería motorizada de la historia.

lunes, 8 de marzo de 2010

Una de las cosas que caracterizaron la Primera Guerra Mundial fue que de una u otra manera toda la tecnología que se desarrolló durante la segunda revolución industrial acabó reconvertida en poco tiempo y fue usada para fines bélicos. Y entre todas las nuevas tecnologías, las que llevaron a la Gran Guerra a unos limites desconocidos hasta entonces fueron la armamentística y el transporte.

En cuanto al transporte, el ferrocarril se convierte en una pieza fundamental del tablero de juego para el envío de tropas a grandes distancias, aparecen también en el campo de batalla los submarinos, la aviación, los carros de combate y los automóviles.


Y en el caso de los automóviles su aparición en el frente fue casi casual.
Ocurrió el 6 de Septiembre de 1914 durante la batalla del Marne:

Nos encontramos en Francia, a las puertas de la ciudad de París con un ejercito alemán avanzando pesadamente pero sin descanso hacia la capital gala. Habían pasado pocos meses desde el comienzo de la Primera Guerra Mundial y el avance alemán había sido hasta entonces imparable.

Pero en este momento, lo que estaba en juego era la capital de Francia y para los franceses el repliegue de tropas esta vez no era una posibilidad. Al mando del contingente francés en la ciudad se encuentra el General Joseph-Simon Gallieni, gobernador militar de París; y bajo su mando 6000 hombres se preparan para lo peor. 

General Gallieni

Para mover y organizar la defensa de la ciudad, los 6000 hombres cuentan con el apoyo de solo 250 vehículos, algo a todas luces escaso. La única opción posible es esperar a que lleguen los alemanes y resignarse a defender París calle por calle.

El 5 de Septiembre el ejercito alemán y el 6º ejercito francés se encuentran en la rivera del río Marne a 30 kilómetros escasos de París y por un momento y para sorpresa de todos el avance germano se detiene. Es entonces cuando el general Gallieni, atrincherado en París, recibe un correo del general Clergerie, jefe del estado mayor, en el cual le urge a Gallieni a sacar a todos sus hombres de París y enviarles inmediatamente al frente de batalla. La defensa de parís sería en la rivera del río Marne.


 Renault 8C
 
El General Gallieni asombrado no sabe como reaccionar, solo dispone de 250 vehiculos para transportar a 6.000 hombres a 30 kilometros de distancia, y sus cálculos estimaban en al menos 1200 el número de vehiculos necesarios para la movilización.


Ante esta contrariedad Gallieni discute con sus hombres cualquier posibilidad, y durante este debate alguien dijo ¿Y por que no ir en taxi?. Gallieni no se lo piensa dos veces:
"Tenéis carta blanca para que esta noche, antes de las 12, el primer convoy salga de París".
De los 10.000 taxis con los que contaba París antes de la guerra, 7.000 estaban inutilizados por falta de conductores, ya que estos se encontraban movilizados. Los 3.000 restantes se encontraban dispersos por todo París y conducidos por choferes fuera de la edad militar. La mayoría de estos coches eran los Renault 8C del modelo AG. Un pequeño taxi, con un modesto motor de apenas 10 CV que había sido adoptado en 1905 por la compañía francesa de taxis. 

Hacía las 22.00 de esa noche los taxis empiezan a reunirse en la plaza de Los Inválidos donde los sorprendidos taxistas reciben la orden de partir hacia el frente transportando armamento, víveres y militares militares. Uno de los taxistas, quizás el más práctico, alza entonces la voz y pregunta: 
"¿Y Qué pasa con la tarifa"
 Taxis en la plaza de Les Invalides

Se acuerda entonces que los taxistas recibirían el 27 % de lo que marcara su taxímetro al final de la carrera.



El avance fue más lento de lo esperado, se produjeron averías en muchos taxis, algunas, probablemente provocadas por los propios taxistas con pocas ganas de acudir al frente, además en los convoyes de taxis la disciplina militar brillaba por su ausencia, se adelantaban unos a otros constantemente, se picaban entre ellos, unos taxis iban sobrecargados y otros vacíos... y sin embargo, la idea del general Gallieni funcionó; a la mañana siguiente cerca de 4000 soldados reforzaban el 6º ejercito en Nanteuil a la orilla del Marne, deteniendo al fin el avance del imparable ejercito alemán y salvando París. Nació ese día la infantería motorizada.


Fuentes: 1 2 3 4 5

0 comments

Publicar un comentario en la entrada