Buffalo Bill paseando por Barcelona

domingo, 13 de diciembre de 2009

Su nombre autentico era William Frederick Cody y era el prototipo del vaquero del lejano oeste, la máxima expresión de la lucha por el sueño americano de la época.



Perteneció al Séptimo de Caballería, donde hizo carrera luchando primero junto a la Unión durante la guerra civil estadounidense y contra los indios después.

A su salida del ejercito, donde llegó a recibir la medalla de honor, William saltó de un trabajo a otro constantemente, siempre subiendo en la escala social; trabajó como trampero, como correo en el famoso pony express, de encargado de caravanas, de conductor de diligencias, como propietario de un hotel, y finalmente acabó en el mundo del espectáculo.

Por aquella época se llevaban los grandes espectáculos, los grandes circos, los rodeos y los actores viajeros. Y otro de esos vaqueros legendarios, Pawnee Bill, era el propietario de un espectáculo llamado, "El lejano Este del gran Pawanee Bill".


El socio capitalista en el espectáculo de Pawnee fallece y es entonces cuando Pawnee convence a Bufallo de que compre la parte del negocio de su fallecido socio, negocio que por cierto, era un desastre financiero.

Bufallo accede, vende su hotel y compra la mitad del espectáculo, que pasaría a llamarse "El salvaje Oeste de Buffalo Bill y el Lejano Este de Pawnee Bill".


El nuevo espectáculo sería todo un éxito, pero desafortunadamente la alianza duró poco, Pawnee perdió su parte del negocio a manos de un prestamista y Buffalo Bill se quedó solo. El circo vuelve a cambiar de nombre.

"El lejano Oeste de Bufallo Bill".


Es ahora cuando el espectáculo adquiere su mayor fama convirtiéndose en algo grandioso, casi extravagante, llegando a estar formado por cerca de 1.200 personas de las nacionalidades más variadas (turcos, gauchos, árabes, mongoles, cosacos...) y un sinfín de animales.

Cody demostró tener un afinado instinto para los negocios y un gran don de gentes; consiguió atraer bajo su sombra a grandes celebridades como son "Calamity Jane", "Wild Bill" Hickock, y su mayor logro, Toro Sentado.


Toro Sentado y Bufallo Bill. 1885

Y es que a pesar de haber luchado contra los indios en el pasado, se las ingenió para que el jefe Siux y veinte de sus guerreros le acompañaran de gira por todo los Estados Unidos, parte de Centro América y Europa.

En 1887, su gran circo, probablemente el más grande del mundo en aquellas fechas, salta el charco y comienza su gira europea en Inglaterra donde llega a actuar para la reina Victoria. Posteriormente pasaría por Bélgica, Francia, y por fin, España.

El 21 de Diciembre de 1890, Buffalo Bill y su circo llegan a Barcelona con sus  legendarios indios y sus asombrosos e imponentes búfalos, y se convierte inmediatamente en el acontecimiento del año a pesar de que el circo ya no cuenta entre sus filas con una de sus principales estrellas. Toro Sentado, ya retirado del show, había fallecido en el transcurso de ese mismo año en tierras estadounidenses a manos de unos policías indios pagados por el gobierno de los EEUU.


El mes y medio que duró la estancia del circo en Cataluña tampoco esta exento de anécdotas y desgracias.

Al poco de llegar, gran parte del personal del espectáculo enferma, probablemente contagiados de gripe o cólera, y son muchos los que mueren, entre ellos, diez indios de Dakota, que continúan enterrados en Barcelona.

Poco después, el propio Buffalo acude a las autoridades catalanas pidiendo ayuda. El circo estaba instalado en el barrio de Gracia y, fuera casualidad o no, dos niñas de dicho barrio desaparecieron, lo que hizo que los vecinos enseguida desconfiaran de los salvajes indios a pesar de que ellos aseguraban ser inocentes. A partir de ese momento se hizo necesaria la presencia de la policía para evitar que los vecinos se atrevieran a linchar a alguno de los indios.

No se sabe si el estrés provocado por estos contratiempos fueron la causa del tremendo dolor de muelas que sufrió después Buffalo Bill, pero lo que si se sabe es que fue atendido en el aun existente hospital Sant Pau i de la Santa Creu, donde le extrajeron la muela.
Evidentemente no todos los días se le extrae una muela a todo una leyenda, así que en el hospital colocaron orgullosos la famosa muela en una vitrina, donde permaneció expuesta durante años hasta que fue robada por algún fan fetichista.



Fuentes: 1 2 3 4

2 comentarios

Anónimo dijo...

Y no podemos olvidarnos de su tumba:

http://www.enmemoria.com/tumbas-famosas/william-frederick-cody-buffalo-bill.html

:) muy interesante y bien documentado, el artículo!!!

14 de diciembre de 2009, 12:54
Antonio dijo...

Muchas gracias por tu opinión y por tu aporte :)

17 de diciembre de 2009, 18:04

Publicar un comentario en la entrada